Aire Fresco: La educación popular en clave de género

Aire Fresco: La educación popular en clave de género

                                     Aire Fresco: La educación popular en clave de género

Después de un año de intenso trabajo y ante la situación que no nos deja juntarnos a celebrar, decimos presentar de modo virtual “Aire Fresco”
Un resumen del trabajo potente que desarrollamos junto al Complejo Barrio Mitre durante 2019.

El aire fresco y liberador entra por la ventana renovando el aire de lo encerrado, ventila las ideas antiguas y despierta pensamientos nuevos. Desempolva los prejuicios y como una renovación nos permite respirar distinto. El aire fresco nos conecta y nos sostiene como soporte vital, lo necesitamos como esa bocanada esperada que nos renueva las energías para seguir un poco más.

Transversalizar la perspectiva de género es un desafío constante en todas partes, y complejos comunitarios barriales forman parte del entramado que necesitamos coordinar para crear esa sociedad igualitaria, amorosa y libre que deseamos. La educación popular se abre camino entre copas de leche, juegos, aprendizajes y allí la Educación Sexual Integral (ESI) trasciende bancos y patios, porque no se puede evitar educar en sexualidad en cada momento de la vida, en cada palabra, en cada gesto y mirada.

Por eso entre mates y risas decidimos con abordajes comunicacionales, problematizar la palabra, la mirada en relación a los estereotipos, mandatos, expectativas, proyecciones, roles y expresiones de género constituidas generalmente desde una postura machista y patriarcal. En un espacio de escucha respetuosa, nos encontramos para trabajar de modo colaborativo que pasa con lo que decimos, con lo que vemos, que intenciones se nos escapan, para qué lo hacemos.

Nos animamos también a pensar como se construye la identidad comunitaria en el complejo, que nos une, que nos identifica, como se establece esa relación de lo que doy y lo que me llevo y de ahí salió “Aire Fresco” , la representación de lo que sucedía en los encuentros, con los cambios, las charlas y los trabajos en conjunto.

Nos animamos a bailar, a danzar, a jugar, a conectar con nuestro cuerpo, con su historia y su presente. A mirar las huellas que nos trajeron pero también a mover las fronteras de nuestros sueños. Pudimos desear, soñar, reconocer que en una historia de vida vienen miles, que tenemos una memoria de vivencias que nos muestran el camino y que los lazos sociales que creamos nos sostienen para seguir creciendo.

Esta revista resume apenas las miles de experiencias, sensaciones y vivencias que surgieron en los encuentros con niñes, jóvenes y adultas, es un puntapié inicial para animarnos a seguir pensando, creando, imaginar como estrechar lazos en los territorios, crear nuevos vínculos, asumir nuestro compromiso diario en seguir tejiendo redes.

Agradecemos al Complejo Barrio Mitre por abrirnos las puertas para trabajar en conjunto y al Ministerio de Desarrollo Social por aportar para que “Aire Fresco” salga a la luz.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *