La ESI como derecho humano

Foto: Titi Nicola por Victoria Retamoza y Trinidad Balbuena | para INESI Cada 10 de diciembre, desde 1948, se celebra el Día de los Derechos Humanos coincidiendo con la fecha en que la Asamblea General de la ONU adoptó la Declaración Universal de Derechos Humanos. Dicho documento histórico promulgó los derechos inalienables inherentes a todos los seres humanos, sin importar su raza, color, religión, sexo, idioma, opiniones políticas o de otra índole, origen nacional o social, propiedades, lugar de nacimiento, ni ninguna otra condición. Hablar de Derechos Humanos es hacer referencia a la Educación Sexual Integral (ESI).  La Ley de Educación Sexual Integral, sancionada en Octubre de 2006 sostiene que: “todos los educandos tienen derecho a recibir educación sexual integral en los establecimientos educativos públicos, de gestión estatal y privada (…), y además agrega, en el artículo 4° que: “Las acciones que promueva el Programa Nacional de Educación Sexual Integral están destinadas a los educandos del sistema educativo nacional, que asisten a establecimientos públicos de gestión estatal o privada, desde el nivel inicial hasta el nivel superior de formación docente y de educación técnica no universitaria“. En muchos establecimientos escolares no se cumple o si lo hacen, es a medias. La Educación Sexual Integral implica crear instancias de enseñanza-aprendizaje para el cuidado del cuerpo, la afectividad, la perspectiva de género, los derechos de niñxs y jóvenxs. Cuando abordamos la ESI no significa que se tenga que dar desde un espacio curricular específico, sino que debe formar parte del Proyecto Educativo Institucional, por ello requiere de todo un trabajo en articulación entre todos los espacios -como eje transversal- y también con las familias, con el barrio, con distintas organizaciones etc. Los contenidos de la ESI deben ser planteados transversalmente abarcando todas las disciplinas, desde el nivel inicial, la primaria y la Leer Más…

Cuando una mujer le pega a un hombre ¿es violencia de género?

Foto: TitiNicola – CC BY-SA 4.0 por Judith S. Manfredi * | para INESI En un mundo donde siguen intentando descalificar nuestras luchas y reclamos, un “cuestionamiento” frecuente intenta equiparar la violencia de varones hacia mujeres y disidencias con la ejercida en forma inversa. Aquí, nuestra compañera y abogada despeja esas “confusiones”. Hablar de género implica hablar de relaciones de poder, de privilegio y  dominación, entendiendo el poder en este caso específico como una compleja relación subyacente en la sociedad que hace que seamos desiguales.  Para entender la violencia de género tenemos que situarnos desde un punto de vista de una sociedad con desigualdad estructural creada por el patriarcado. Los varones se encuentran en una situación privilegiada de poder, y desde ese polo es que surge el aprovechamiento de esa superioridad-subordinación que los hace creer que pueden dominar y someter a sus mujeres por considerarlas “de su propiedad”, y a su vez, a ellas las condiciona a tolerar ser sometidas a la voluntad de los varones. Así, este tipo de violencia puede ser definida como aquella que es ejercida por el hombre sobre la mujer a través de cualquier acción o conducta basada en el género de la víctima[1]. De este modo el factor de riesgo es el GÉNERO. Cuando analizamos la violencia a través de este prisma y comprendemos esta desigualdad estructural a la que estamos sometidas las mujeres por el patriarcado, se nos hace imposible afirmar que los varones también sufran violencia a causa de su género, porque ellos son los que están en el polo privilegiado. La Ley de Protección Integral a las Mujeres -así como la normativa provincial equivalente-, está hecha para proteger a las víctimas del patriarcado y no al que recibe los privilegios de vivir en él. Aclarado este punto, corresponde destacar que esto no deja a los varones argentinos sin protección. En aquellos casos en que un varón sea maltratado por una mujer Leer Más…

Por qué marchamos?

por Cristina Schwab | para INESI Foto: Paula Kindsvater El 9 de noviembre es el día: la IV Marcha del Orgullo Disidente va a tomar las calles de Paraná otra vez. Nos vamos a encontrar, nos llenaremos de brillos y canciones, y arcoiris y besos. Vamos a abrazarnos les de siempre, les “recién llegades”, quienes salimos del closet hace años, les que salimos todos los días, les que aún se sienten obligados a callar su deseo. Por elles marchamos: por las Lobas que mueren y matan y son lloradas sólo por quienes las amaron, y por lasque morirán, incluso, acaso, mientras marchamos. Por Higui, que por chonga y pobre sigue enfrentando una causa, por querer defenderse de una violación “correctiva”. Por la marica que mataron por decirle “que lindo que sos” a un hombre en La Plata. Marchamos porque el Orgullo es una respuesta política frente a la vergüenza y el odio que la sociedad formateada de heteronorma intenta actualizar, aún frente a nuestros logros. Marchamos porque queremos trabajo para las travas y trans, y también ESI en todos los niveles educativos. Para que las niñeces de todos los colores del arcoíris nos vean, nos escuchen, y sepan que somos felices. Marchamos porque sabemos que es en la calle donde podemos encontrarnos y construir alianzas que nos sostengan, nos defiendan, nos permitan crear algo distinto: destruir lo que existe implica que armemos algo nuevo, que en el “mientras tanto” nos arropemos con las palabras de las tías travas, de las abuelas tortas, de los padres maricas, hagamos ronda con amigues y armemos una genealogía propia, una nueva cartografía de los deseos, los vínculos, las tramas afectivas que nos constituyen. Marchamos porque no tendrán nunca más la comodidad de nuestro silencio, de nuestro dolor hecho máscara y mentira, de nuestros amores Leer Más…

ESI con todes, para todes

El sábado 2 de noviembre acontecieron dos cosas en simultáneo: un final (el de la cursada del diplomado) y muchísimos comienzos. A partir de los cruces, de las teorías y de las prácticas, de los abrazos, y sobre todo, de la decisión política realizada en colectivo, tanto por nosotres, -quienes somos parte de INESI-, como de todes quienes eligieron desafiarse y encontrarse con otres en este espacio novedoso, de producir encuentros poniendo el cuerpo en el centro de la experiencia. En cada encuentro, donde escuchamos y conversamos con referentes y referentas en cada eje que nos interpela, dentro del universo de la educación en general, y de la ESI como derecho humano en particular, tomamos las teorías y las hicimos atravesar los cuerpos. Gracias a su valentía, decisión y entrega, pudimos hacer un recorrido extraordinario, del que sabemos que no hay vuelta atrás: cómo volver a quiénes éramos, después de haber navegado juntes por estas intensidades? Nos consideramos navegantes de territorios por descubrir, para compartir con otres las cartografías que vamos dibujando: de este modo, nada queda clausurado ni definido “de una vez y para siempre”: todo queda abierto a la conversación y al despliegue de nuevos saberes, mapeos novedosos que nos permitan explorar otros modos de enseñar, aprender y sobre todo, a construir puentes entre nosotres.  Hace falta mucho valor para permitirnos conmover las certezas que nos han acompañado hasta ahora, desarmarlas y volverlas a armar después de revisarlas con cuidado y dedicación. Queremos agradecerles ser parte de ese proceso de creación, y acompañarnos en él. Es en esta aventura que las redes son fundamentales: tejerlas, sostenerlas, activarlas cuando es preciso y fortalecerlas para cuando sean necesarias, es la marca de nuestros tiempos, muchas veces desconcertantes. La luz ante la oscuridad no se enciende en soledad: es en el Leer Más…

Mujeres y lesbianas y travestis y trans que se Encuentran (plurinacionalmente)

por Cristina Schwab (*) | para INESI Porque unidas nos sabemos fuertesPorque unidas nos sabemos fuertes venimos a luchar, porque no seamos invisibles nunca más. Porque despertamos para siempre y ya no hay vuelta atrás, porque no seamos invisibles nunca más. (Eruca Sativa, “Creo”) Mientras preparo esta columna respondo wasaps que me preguntan si quedan lugares en el bondi, pongo en contacto a una amiga que vive en uruguay con la compa que está armando el cole para ver cuál es el recorrido que haremos, mi companovia está escribiendo las recomendaciones para viajar, mis amigas de córdoba buscan alojamiento y yo les paso data de un hostel que me nombró una piba que se llama Amancay, a la que no conozco, pero que es amiga de otres amigues y vive en la plata. Nunca, en todo este año, estuvo tan interrumpido el proceso de escritura. Y es que estamos a horas del “pogo feminista”, que no es sólo el más grande de Latinoamerica, sino que es único: hace 34 años que todos los años, todos, todos, todos los años se hizo el encuentro. Que no es Congreso, no es Jornadas. Es Encuentro. Son cuerpas, historias, biografías, todo lo que hicimos antes, para llegar al encuentro, todo lo que pasa ahí, las personas que conocemos, los talleres, decidir a cual ir, recorrer el espacio y ver compañeras. De todos colores, con banderas, pañuelos, de todas edades, de todo el país, y de otros también. Y tener un vistazo, intenso pero efímero, de cómo sería un mundo todo feminista. Por lo pronto, por tres días, vamos creando un topos: un lugar, una geografía particular que va de ciudad en ciudad, reinventando sus propias coordenadas sobre tres ejes: la autonomía, la horizontalidad y la autogestión Nosotres cambiamos las preguntas: como dicen las autoras Leer Más…

Faltamos en todas partes, en las radios también

por Cristina Schwab (*)| INESI | nota de opinión escrita para el programa radial Voces Poderosas | Radio UNER– “Son las siete y media de la mañana en la ciudad de Paraná. La temperatura es de 14°, y la humedad relativa del ambiente…” Esa es la primera voz femenina que se me viene a la mente cuando, a propósito del #DíaDeLaRadio, empiezo a escribir. Hace mas o menos 30 años de este recuerdo, y en este 2019 de vértigo y mareas, daría la sensación de que ha cambiado mucho el espectro en términos de acceso a la voz en condiciones igualitarias. Que ya no somos sólo las locutoras que leemos el clima y las pautas publicitarias, sino que somos conductoras, columnistas, productoras. Y sí, somos, pero todavía, como señalaron en un informe de las realizadoras del programa radial feminista “Nos quemaron por brujas”, #FaltamosEnLaRadio. Según los resultados del mismo, realizado en 2017, –que pueden ver en la nota de Latfem que linkeamos, “en Argentina una persona puede pasar casi una hora con la radio encendida sin que se escuche una voz femenina. (…) puede haber programas enteros sin que una mujer, lesbiana, travesti o trans opine sobre economía o política. La hegemonía masculina y la desigualdad se escucha también en formato radial. Las integrantes del programa de radio feminista y comunitario “Nos Quemaron Por Brujas” analizaron los roles de las mujeres en la radiofonía argentina. Luego de monitorear los programas de AM y FM nacionales más escuchados en la primera mañana, arribaron a una conclusión que puede presumirse de antemano con solo ver las gráficas promocionales de las principales radios: sólo el 14 por ciento de las personas que trabajan en radio y que se especializan en política son mujeres. Las identidades feminizadas ocupan mayoritariamente la locución (un 82 por Leer Más…

De pioneras y derecho(s)

por Judith Manfredi (*) | para INESI “El nivel de civilización a que han llegado diversas sociedades humanas está en proporción a la independencia de que gozan las mujeres”-Flora Tristán | París 1803/1844 “Nuestra legislación no es feminista y está en pugna con las aspiraciones de la recurrente. (…) la inscripción de este diploma importa echar por tierra todos los principios legales consagrados por el Estado argentino y la organización actual de la familia, en la cual tiene asignada la mujer la función más noble y trascendental”. Las anteriores palabras fueron expresadas por el Procurador General, Manuel F. Escobar haciendo referencia a la primera abogada de la argentina; causan incomodidad, y son repudiables incluso para la época, fueron dichas en el año 1900 y lamentablemente todavía tienen algo de contemporaneidad.Soy abogada y soy consciente de que poder decir esto en voz alta no me estaba permitido hace unos años, ni siquiera tenía la posibilidad de estudiar una carrera por ser mujer. Hoy, 29 de agosto, gracias a la lucha de tantas compañeras puedo festejar el “Día del abogadO”, aunque el nombre siga permaneciendo imperturbablemente masculino. Como mujer soy consciente de que mis pasos solo son posibles por las luchas que me precedieron, cuando fui estudiante tuve que sortear obstáculos como tantas otras mujeres, pero ninguno se compara a los que enfrentó la primera mujer abogada argentina: María Angélica Barreda.  Nacida en La Plata el 16 de mayo de 1887, alumna destacada de la escuela normal de esa ciudad, decidió dedicarse a la carrera de Derecho. Soportando el hostigamiento y la discriminación sufrida durante sus estudios, concluyó y retiró el diploma profesional de la Universidad Nacional de esa ciudad el 28 de diciembre de 1909, con 23 años. Poco tiempo después hizo el juramento de rigor el 19 de mayo de Leer Más…

Hablemos de vejez(ces)

Foto: Daniel Pessah por Cristina Schwab (*)| INESI -nota de opinión para el programa radial Voces Poderosas | Radio UNER- Al comenzar a investigar sobre este tema, intentamos encararlo desde una clave de lectura particular: pensamos en vejez y feminismo; o también vejez y disidencias, convencides de que como primer paso, siempre hay que tratar de escuchar qué dijeron y pensaron otres. Una primera hipótesis acerca de la escasez de material sobre el tema es que -quizás- ésta se deba a que algo que espanta bastante a este mundo patriarcal cis heteronormado es el deseo sexual expresado libremente, y más aún, el sexo no reproductivo: el sexo de las disidencias sexuales y también el de les viejes. En particular, en el caso de las viejas, la menopausia -como también la menarca, la primer menstruación- está llena de mitos, vergüenzas, silencios y tabúes. Como señala la Dra. Sandra Huenchuan, en una producción que se hizo en la Universidad de la Republica sobre Envejecimiento, género y políticas públicas, en Uruguay, “lo cierto es que las mujeres mayores constituyen el mayor grupo demográfico que aún no se ha erigido como una categoría teórica de relevancia para las ciencias sociales en general. Esta desconexión entre género y envejecimiento entorpece la interpretación de los efectos sociales de este proceso en las funciones, relaciones e identidad de mujeres y hombres en la vejez “. Fue el médico francés C. P. L. de Gardanne quien acuñó el término menopausia en1816, definiéndola como “la edad crítica” y “el infierno de las mujeres”, cuenta la psicóloga e investigadora Anna Freixas en su libro Nuestra menopausia, una versión no oficial. La primera psicoanalista que teorizó sobre la menopausia en 1945, Helene Deustch, la describía así: como una pérdida simbólica ligada a la interrupción de la función reproductiva. “Las mujeres que Leer Más…

#SemanaVerde: se realizó el cuarto encuentro del Diplomado

El sábado 3 de agosto, se realizó el 4° encuentro del Diplomado: este módulo tuvo como eje “La salud sexual como derecho”, y para hablar sobre ello tuvimos visitas de lujo: Martha I. Rosenberg, Sofía Novillo Funes, Marcelo Gutierrez y Carolina Comaleras. Referentes de la Campaña por el derecho al aborto legal, seguro y gratuito, de Amnistía Internacional, la Fundación Huésped y la Red de Profesionales por el derecho a decidir, respectivamente, centraron sus exposiciones en la salud como derecho. Compartimos con ustedes imágenes de esa jornada intensa y movilizante.